Las palabras, en ocasiones, pueden adquirir formas distintas según en qué ámbito se utilicen, pero tienen un mismo significado. Un ejemplo es lo que entendemos por intuición.

Así, la intuición sería lo que en medicina se llama ojo clínico; o la corazonada, entre personas muy allegadas sentimentalmente; o podría ser la inspiración en los artistas.

En realidad, la intuición es una situación en la que no media proceso de racionalización alguno, de forma que el actor de la intuición (esa percepción instintiva), desarrolla de un prototipo o una idea.

Qué médico no ha experimentado en algún momento de su carrera la sensación, ante un paciente, de que algo no funcionaba como debía, sin saber exactamente el qué. Ello nos conduce a tomar una serie de decisiones, que no siempre coinciden con los protocolos establecidos.

Esta intuición (o corazonada como a otros les gusta definirla), es lo que los anglosajones denominan “gut feelings” (que podríamos traducir como «sentimientos intestinales»), y ha pasado de ser algo no muy bien visto (en la era de la medicina basada en la evidencia), a ser objeto de múltiples publicaciones, hasta el punto de recogerse esta actividad en una web (http://www.gutfeelings.eu/).

Que nadie dude de mi apuesta por la medicina basada en la evidencia científica, como guía de la práctica profesional de un médico. Sólo faltaría. Pero quizá sería oportuno que la intuición (o el ojo clínico de nuestros antepasados) adquiriera también su puesto de relevancia.

Lo difícil es decidir en qué medida estas intuiciones (gut feelings, aunque me guste poco el término, como la mayoría de los términos anglosajones) contribuyen al proceso de toma de decisiones de un médico.

Es lógico que debamos buscar un equilibrio (no necesariamente paritario) entre la medicina  considerada como una ciencia, con la disponibilidad hoy en día de una gran cantidad de datos clínicos precisos, y esa parte que concedemos a nuestro instinto (la intuición).

La primera parte se sustenta fácilmente en los protocolos y en los artículos científicos; mientras que la segunda no es tangible y sólo toma forma cuando estamos delante del paciente. De ahí que considere que el modelo doctor House (que horror de serie) de diagnóstico sin ver al paciente, no debería de valernos.

Llegar a un diagnóstico en medicina puede compararse al proceso de hacer un rompecabezas (no es un símil mío, pero me parece muy útil), donde tienes desde los más fáciles con pocas piezas y de muy sencilla resolución, hasta aquellos de cientos de piezas, que te llevan días y días, y donde encajar mal una pieza supone que no termines de avanzar. Y en ese proceso la intuición puede tener su lugar.

images (36)

¿Cuál es para mí el problema fundamental?: que cuanto más conocemos al paciente más podemos hacer caso a nuestra intuición. Por desgracia hoy en día esa relación no es, en ocasiones, lo suficientemente amplia como para poder hacerlo. Pero aún en los casos en los que sabemos poco de nuestro paciente (porque no tiene una historia clínica amplia, o porque no tenemos experiencias pasadas con el), disponemos de datos subconscientes que vamos integrando al verle andar, cómo se viste, como se mueve, o su actitud durante la entrevista.

Tiempo, relación médico-paciente, empatía….., quizás conceptos que hacen necesaria una vocación (que viene del latín y significa ”llamada“), que puede que no esté a la cabeza de los criterios para decidir estudiar medicina hoy en día. Pero este tema, sobre cuantos estudiantes de medicina estudian por vocación, es para otra discusión.

Volvamos al asunto. El mayor error que podríamos cometer, es pensar que la intuición es algo que está al margen de nuestro cerebro. No es así. La intuición, como yo la entiendo, forma parte de un proceso cognitivo, no quiere decir consciente, que depende del reconocimiento de determinados patrones.

Antonio Damasio, premio Príncipe de Asturias, tiene una frase que me gusta mucho: “El error más grave de las neurociencias es haber pensado que la razón es superior a la intuición”.

¿Nadie se ha planteado por qué todavía no ha aparecido un sistema de inteligencia artificial, que pueda sustituir al médico?

Desde hace años, en medicina se utilizan protocolos. Al fin y al cabo, estos no son más que unos algoritmos, que nos indican qué pruebas pedir, qué tratamientos aplicar o qué interconsultas hacer.

Así, nos apoyamos en nuestra práctica cotidiana, en exámenes complementarios como análisis de sangre o pruebas de imagen, que a veces confirman una sospecha diagnóstica y otras veces la descartan. El principal problema se plantea, cuando la prueba complementaria precede al diagnóstico en la cabeza del médico. Mal vamos entonces. Que las pruebas sustituyan a un diagnóstico de presunción previo, solo contribuye a los sobrediagnósticos y los tratamientos innecesarios (a veces quirúrgicos).

No olvidemos que en el acto del diagnóstico hay algo más que unas pruebas; algo que fluye de la relación médico-paciente. Por ello démosle a la intuición (ahora utilizo también la expresión ojo clínico) su valor, ya que no es un don (Dios nos libre) sino que precisa de una formación determinada, una experiencia en ver cómo evolucionan  los enfermos, y un proceso de reflexión previo extrayendo de ello unas consecuencias.

Por todo ello la intuición es una parte de la razón no razonable, que se alimenta de nuestra experiencia y nuestro conocimiento, aunque pueda ser de una forma inconsciente. Por ello esa parte de nuestra práctica (la intuición) nunca podrá ser sustituida por sistemas expertos de inteligencia artificial.

Posiblemente, al igual que en el desarrollo de la humanidad se nos habrán atrofiado muchos de nuestros sentidos como el olfato o el oído, la excesiva protocolización ha podido contribuir a atrofiar nuestra intuición, en el ámbito de la medicina.

Desde mi punto de vista ese ojo clínico es una manifestación de todo aquello que sabemos a través de años de experiencia, pero no sabemos que lo sabemos (perdón por la redundancia). Conocimientos que generan la capacidad de diagnosticar o tomar decisiones, sin tener (aparentemente) suficientes indicios.

La intuición no es excluyente con la evidencia científica. Un cierto equilibrio entre ambas, seguro que mejora nuestras decisiones.

2 comentarios sobre “La intuición ante la evidencia científica: ¿dos versiones opuestas de la toma de decisiones del médico?

  1. Dr. Francisco Sarasa , evidentemente hoy sabemos que el razonamiento tipo I o intuitivo no analítico , no reflexivo y fácil es fundamental en la toma de decisiones médicas y cuanta mas incertidumbre y complejidad mejor ;también sabemos que ese razonamiento no es fruto de la la magia , sino que es el acumulo de experiencias previas que están categorizadas en nuestra memoria como ejemplos o guiones de enfermedad y en el encuentro con el paciente una “señal” (diferente para cada medico , ya que el saber de la experiencia es individual e intransferible) es utilizada como un atajo para simplificar los algoritmos diagnostico llegando a este objetivo con facilidad , sin aparente reflexión y sin necesidad del método reflexivo u analítico, aunque este ultimo siempre será utilizado para verificar la hipótesis diagnóstica. Así como decía William Osler : “El estudiar los fenómenos de las enfermedad sin libros es como navegar en un mar desconocido, mientras que el estudiar libros sin pacientes es como nunca hacerse a la mar”. Así, la experiencia siempre será la ,madre de la ciencia y el ojo clínico es su máxima expresión. Así pues, la Intuición o el ojo clínico de los buenos médicos no es otra cosa que “saber clínico”, ósea:” Hacer inconscientemente lo que aprendimos conscientemente”.
    Pantera negra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s