Me lanzo a la osadía de intentar resumir en una entrada de un blog, un asunto sobre el que existen millones de páginas escritas.

A ver si soy capaz de hacer un resumen comprensible.

Sirva de introducción decir que, en mi opinión, la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca es un parámetro apasionante. No se me ocurre ningún otro indicador relacionado con la salud, y con el deporte, que sea tan fácil e inocuo de obtener, y a la vez, tenga tantas utilidades.

Dicho esto vamos a comentarlo.

Qué es la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca?

Si has oído hablar de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, puede que esto te suene a simple, pero si no has oído nunca esta expresión, espero abrir ante ti un mundo apasionante.

La Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca se define como la variación temporal de la frecuencia del latido cardíaco durante un periodo de tiempo definido con anterioridad (nunca superior a 24 horas).

Pensarás, seguro, que tú siempre tienes la misma frecuencia cardíaca, que tus latidos se van repitiendo con “aparente” regularidad, de forma rítmica. O sea que el tiempo entre un latido y el siguiente es constante.

Pero en realidad, no es así. El tiempo entre latido y latido varía, pero de una manera tan tenue, que resulta imposible de percibirlo.

descarga

Y esto es así porque la regulación de la frecuencia cardíaca depende del Sistema Nervioso Autónomo con sus dos ramas, Sistema Nervioso Simpático y Sistema Nervioso Parasimpático.

¿Por qué se llama autónomo? Porque va a su aire totalmente, y no podemos controlarlo. Y aquí nace el interés de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca como un indicador del estado del Sistema Nervioso Autónomo. Piensa que la actividad del Sistema Nervioso Autónomo depende de un equilibrio entre el Sistema Nervioso Parasimpático, que es el que predomina en situación de reposo disminuyendo la frecuencia cardíaca y aumentando la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca; y el Sistema Nervioso Simpático, que predomina en situaciones de estrés mental y físico (actividad física) aumentando la frecuencia cardíaca y disminuyendo la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca.

images

 

Entre otras cosas, los dos componentes del Sistema Nervioso Autónomo modulan la separación entre los latidos cardíacos, estando esto influenciado por muchos aspectos tanto fisiológicos como psicológicos. Eso implica la primera carencia de los métodos de medición de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca: que no permiten diferenciar la influencia que sobre ésta tienen, los aspectos fisiológicos y los psicológicos. Pero veremos como subsanamos eso.

De esta manera el análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca se ha convertido en un método no invasivo y útil para valorar la capacidad del corazón para adaptarse a cargas tanto endógenas como exógenas.

La medición de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca no tiene valores de referencia, cada uno tenemos nuestros valores, por lo que es un método individual que sólo nos permite compararnos con nosotros mismos en relación a mediciones previas. Carece de sentido comparar nuestros valores con los de otra persona. Solo podemos comparar con nuestros valores, medidos en las mismas circunstancias en diferentes fases del entrenamiento.

En general en reposo, la variabilidad de nuestra frecuencia cardíaca es alta. Durante el esfuerzo cuando la frecuencia cardíaca aumenta, la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca se reduce, haciéndose los latidos más regulares. Esto mismo ocurre tanto para los deportista como para el resto de la población.

Podemos decir que en reposo, nos interesa tener valores de Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca altos. Si la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca se reduce es mala señal, porque nos orienta a que algo en nuestra salud no va bien. De forma concisa, lo que necesitas es un sistema parasimpático dominante, con periodos de activación intensos pero breves del sistema simpático, como respuesta al estrés. En el equilibrio reside tu salud.

Aquí está lo apasionante de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, que nos permite conocer tu grado de estrés (psicológico y fisiológico) y tu capacidad de recuperación.

El análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca en el deporte

Para los deportistas (sean del nivel que sean), el análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca puede ser un buen marcador individual, para monitorizar su estado psíquico-físico, las adaptaciones fisiológicas y/o físicas  al esfuerzo y estados de sobrecarga (físicos y emocionales).

Por ejemplo la disminución de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca se considera como un marcador de cansancio, de fatiga, de mala adaptación cardiovascular al esfuerzo y de sobreentrenamiento, cuando analizamos la esfera física. Pero también se ha correlacionado con la ansiedad y la dificultad para afrontar una competición.

Por ello el análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, se utiliza como un indicador de salud y como sistema de control y seguimiento de los deportistas, permitiendo detectar cambios diarios debidos al entrenamiento. Así, las malas adaptaciones al entrenamiento, las cargas excesivas, la fatiga, el sobreentrenamiento o una condición física deficitaria se relacionan con una reducción de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca.

De ahí su utilidad en el seguimiento de los periodos de readaptación del deportista tras una lesión.

Cuanto más y mejor nos adaptemos a las cargas, mayor será nuestro tono parasimpático y  mayor nuestra Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca.

Como resumen, podríamos decir que el análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, nos da información que nos permite controlar la carga que se aplica a nuestros deportistas, individualizando en mayor medida la planificación del entrenamiento o la recuperación tras las lesiones, o de forma más resumida:

  • Evaluar intensidad del entrenamiento
  • Determinar adaptaciones al entrenamiento, permitiendo optimizar el mismo
  • Detectar/prevenir sobreentrenamiento. Sabemos que la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca desciende tras una sesión de entrenamiento, pero que sus valores se recuperan tras 24-72 h de reposo
  • Control del estrés

Como regla general, entrenamientos de alta intensidad con duración de al menos tres semanas, aumentan la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, tanto en el reposo como en el ejercicio. Si no se modifica sustancialmente o disminuye, estamos ante una mala adaptación al entrenamiento, lo que nos obliga a bajar la carga de entrenamiento o incluso descansar.

Lógicamente estamos ante un complemento tremendamente útil, pero no un indicador exclusivo. De una forma sencilla diríamos que si controlas tu Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca puedes encontrar tres situaciones:

  • Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca elevada: estás recuperado. Puedes entrenar con intensidad
  • Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca mantenida: entrena según lo planificado, pero con gran intensidad
  • Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca baja: no puedes añadir estrés adicional a tu cuerpo, que ya está sobre el límite. Sólo puedes hacer algo de cardio ligero.

El análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca como indicador de salud

Los estudios científicos confirman que el análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca es un buen marcador del estado de salud, y que una mayor activación vagal en reposo, se relaciona con una mayor calidad de vida.

Sabemos que los sujetos con mayor variabilidad de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca presentan mejor salud, y los sujetos con menor Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca tienen peor salud.

De esta manera puede ser un instrumento útil para evaluar de forma sencilla y rápida estados de estrés (como burnout), fatiga, agotamiento o ansiedad, en la población general.

Así se ha utilizado para medir la eficacia de medicamentos cardiovasculares sobre el sistema nervioso autónomo, como predictor de la mortalidad y la aparición de arritmias en pacientes con infarto agudo de miocardio, como valoración de las complicaciones cardiovasculares en pacientes diabéticos, control de pacientes con hipertensión arterial o con insuficiencia cardíaca crónica.

Un campo donde tiene especial interés (así lo utilizan algunas grandes empresas) es en la valoración del estrés. Pensemos que vivimos con una sobreactivación constante del sistema simpático, por el estilo de vida actual. Esto interfiere con los procesos de reparación y recuperación (más relacionados con el sistema parasimpático), lo que a largo plazo puede tener efectos devastadores sobre nuestra salud.

En general diremos que la disminución de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca nos puede hacer sospechar una alteración del estado de salud de la persona.

Como se mide la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca con Omega Wave®

Nosotros utilizamos como sistema de análisis de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca el Omega Wave®. Es cierto que en el mercado existen múltiples sistemas simples de control de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, pero Omega Wave® tiene un desarrollo de décadas, con un interfaz sencillo que facilita la interpretación de los datos (uno de los grandes problemas del uso de la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca).

omegawave-face

Con esta tecnología, la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca se registra de forma fácil, y su análisis constituye una medida objetiva, rápida y cuantificable.

images (33)

Se realiza una única medición al día, por la mañana antes del desayuno, generalmente durante un período de una semana.

La temperatura ambiente debe controlarse para que se mantenga entre 20 y 25 °C.

Se coloca la banda torácica al sujeto que seguidamente, permanece en reposo en posición supina sobre una colchoneta durante 5 minutos, con el fin de estabilizar la frecuencia cardíaca. Inmediatamente después se registra la Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca. En este vídeo puedes ver lo simple que es.

Resumen

Instrumento rápido, no invasivo, ágil y barato, a la disposición de deportistas de cualquier nivel, que deseen conocer en un momento determinado su estado físico y de estrés.

Pero también muy útil para personas no deportistas, que deseen tener una visión rápida y global de su estado de salud.

2 comentarios sobre “¿ME AYUDA MEDIR LA VARIABILIDAD DE LA FRECUENCIA CARDÍACA PARA MEJORAR MI RENDIMIENTO O MI SALUD?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s