¿Me permitís cambiar la pregunta?

¿Los deportistas tienen más problemas bucales que las personas no deportistas?

Juguemos un poco con ambas posibilidades, porque me parece que hay de todo como en botica.

Antes de comenzar, recordemos algo que se olvida, o se desconoce, con frecuencia: en la boca existe una gran cantidad de bacterias que contribuyen a procesos inflamatorios locales y a distancia (teniendo como vehículo la sangre).

¿El deporte empeora mi boca?

Cada vez existe más evidencia científica, de que los deportistas (en comparación con quienes no practican deportes y con independencia de si son profesionales o aficionados), tienen una mayor predisposición a padecer problemas bucales.

Estos son muy variados como dolor o dificultad para abrir o cerrar la boca, mayor riesgo de sufrir caries y desgaste dental (consecuencia de la mayor fuerza con que se aprietan los dientes en situaciones de estrés), acumulación excesiva de placa bacteriana y formación de sarro,  gingivitis y periodontitis. Los expertos atribuyen esto a factores nutricionales asociados a la práctica deportiva como:

  • Excesivo consumo de alimentos azucarados o ricos en hidratos de carbono
  • Deshidratación

images (27)

Pero además, el deporte pueden generar otros problemas bucodentales como: lesiones del esmalte y alteración del color (en nadadores por las sustancias químicas de las piscinas), lesiones dentarias traumáticas en deportes como el fútbol o balonmano, dolores dentales por aumento de la presión intradental en deportistas con caries que practican submarinismo o deportes de aéreos.

Demos la vuelta a la situación

En el sentido contrario de la ecuación, también existe evidencia de que una deficiente salud bucodental, puede contribuir a agravar lesiones musculares y articulares. Esto es fácil de entender, si pensamos en el caso de una infección dentaria, en la que las bacterias que se están en la cavidad bucal, pueden pasar al torrente sanguíneo, dando lugar a infecciones a distancia, fatiga, inflamaciones articulares y lesiones musculares. Pero no sólo es un mecanismo directo, sino que estas bacterias provocan la liberación de mediadores inflamatorios (sustancias que dan lugar a inflamación) y que pueden incidir directamente en el rendimiento.

Pero no sólo la infección puede ocasionar problemas. La digestión comienza en la boca, y una mala trituración de los alimentos (por déficits de piezas o mala oclusión) puede afectar al proceso de digestión y absorción de nutrientes.

¿Cómo prevenir?

  • realizar revisiones periódicas (rutinarias en el deporte profesional pero menos frecuente en el aficionado)
  • no abusar de alimentos ricos en azúcares
  • cepillado de los dientes (y uso del hilo dental) después de cada comidaimages
  • cepillarse los dientes en una situación, que se olvida con frecuencia, como es tras una actividad física en la que hayamos consumido suplementos o bebidas isotónicas
  • someterse a una limpieza dental al menos una vez al año
  • analizar, con más estudios, le repercusión en estos casos de la toma de suplementaos de Vitamina D o calcio como elementos preventivos

Por concluir

Es, en general, difícil de asumir, que una lesión deportiva, o un bajo rendimiento, pueden derivar de una afección bucal.

Sin embargo cada vez hay más evidencia científica de que esto puede ser así.

Debemos olvidar la idea de nuestro cuerpo como una entidad de múltiples compartimentos, y entenderlo como un todo interrelacionado.

Cuida tu boca, y seguro que mejorarás tu actividad física.

Un comentario sobre “¿De verdad tener mal los dientes puede provocar lesiones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s