Aprovecho un caso de hoy en la consulta, para hacer una reflexión sobre esta patología, no excesivamente frecuente, pero con unas características muy concretas, que deben ser conocidas para un buen diagnóstico.

Uno de los principales motivos de consulta de cualquier deportista, pero sobre todo de los que practican deportes de impacto, es el dolor en el talón.

El 99,99% de los pacientes (entiéndanme el requiebro humorístico del porcentaje), se autodiagnostican, o son diagnosticados por conocidos o compañeros, de fascitis plantar. La realidad es que un porcentaje elevado de los casos será así, pero en los casos en los que no lo sea, se instaurarán medidas terapéuticas equivocadas, alargando el periodo de tratamiento y sobre todo de inactividad. Que sí, que Google está muy bien para cotillear, pero no sabe explorar, ni interpretar síntomas, ni diagnosticar.

El hablar de los posibles diagnósticos que hay que valorar ante un paciente con dolor en el talón, da para una publicación por sí sola, que dejo para más adelante, pero hoy me apetece centrarme en una sola de las causas: la neuropatía del nervio de Baxter.

 Esta patología es poco conocida, pero está presente, con mayor a menor grado de sintomatología, en muchos pacientes. Nos encontramos siempre con deportistas, sobre todo, que refieren dolor en el talón. El nervio de Baxter es una de las ramas del nervio tibial posterior, y da sensibilidad a la parte medial del calcáneo e inervación al abductor del quinto dedo. El atrapamiento del nervio de Baxter se produce, habitualmente, por la fascia del músculo abductor del primer dedo y el músculo plantar.

baxter2

¿Por qué aparece esta lesión?

El origen suele ser, con frecuencia, alguna alteración biomecánica, combinada, en ocasiones, con otras posibles causas. Sin duda, la excesiva pronación del pie puede ser suficiente para provocar la irritación de esta rama del nervio lateral. pie-valgo-1024x863-1024x863Que las estructuras cercanas, sobre todo la fascia plantar (pero también el músculo abductor del primer dedo), estén excesivamente a tensión, puede ser un elemento añadido, lo mismo que los microtraumatismos de repetición, el uso de un calzado demasiado estrecho, incluso traumatismos directos, pueden favorecer la aparición de esta patología.

¿Cómo diagnosticarla?

Una anamnesis detallada y una exploración exhaustiva, son esenciales para diferenciar la neuropatía de Baxter de otras patologías que provocan dolor en la zona del talón.

Por tanto, el diagnóstico es básicamente clínico, basado en la exploración y la historia de tipo de dolor que explica el paciente.

El dolor, por el atrapamiento del nervio de Baxter, se localiza en el talón y es, generalmente, agudo, punzante y caracterizado por sensación de quemazón, con posibilidad de irradiarse hacía la zona interna del calcáneo. A veces puede acompañarse de parestesias.

Al palpar la zona comprendida entre la fascia profunda del músculo abductor del primer dedo y el músculo cuadrado plantar, provoca dolor y esto se considera patognomónico de esta compresión nerviosa. baxterAdemás la palpación del trayecto del nervio es dolorosa. Con frecuencia el paciente cuenta, un dolor muy intenso, cuando al caer de un salto impacta el calcáneo contra el suelo.

Un estudio mediante una radiografía puede ser interesante para detectar un espolón. La resonancia no suele ser necesaria, y cuando se realiza puede mostrar atrofia del abductor del quinto dedo (si bien esto ocurre en casos avanzados).

baxter3

Error posible en el diagnóstico

A veces la existencia previa de una fascitis plantar, o un espolón calcáneo que hayan dado sintomatología, pueden despistar y hacer reincidir en los mismos diagnósticos, sin pensar que ambas, pueden ocasionar con el tiempo un atrapamiento del nervio, pudiendo coexistir todas ellas.

Y ¿cómo resolverla?

Las posibilidades  son amplias. Los mejores resultados, como casi siempre, se alcanzan con la combinación de analgésicos, fisioterapia, uso de plantillas que corrijan la pronación y amortigüen algo el talón.

La infiltración con corticoesteroides puede ser una alternativa en los casos en que el resto de tratamientos no han sido efectivos, como una opción antes de la cirugía. Se realiza infiltrando en la región medial del tobillo, a lo largo del recorrido de la rama nerviosa.

En los casos en los que no se consigue la mejora, la cirugía (liberar el nervio) suele resolver el cuadro.

En resumen

  • No todo dolor en el talón es una fascitis plantar
  • Si el dolor es muy agudo, y se localiza más en la parte interna del calcáneo, se debe pensar en el atrapamiento del nervio
  • Ponte en manos de un especialista y no te autodiagnostiques

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s