Una reciente publicación de Environment International, del año 2016, me sirve de introducción para reflexionar brevemente, sobre la relación entre contaminación atmosférica y ejercicio físico. En esta publicación, se concluye que la realización de actividad física en un ambiente con nivel alto de contaminación atmosférica, implica que los beneficios de esta actividad física para nuestro organismo, se reducen, por el efecto negativo que, sobre las vías respiratorias, tiene la existencia de partículas en suspensión en el aire respirado.

descarga (2)

Sabemos que, en general, la exposición a la mezcla gases tóxicos y partículas suspendidas en el aire se ha relacionado con:

  • daño de las pequeñas vías respiratorias
  • aumento del riesgo de muerte por cáncer de pulmón y enfermedad cardiovascular

Correr en las ciudades se ha convertido en un hábito, y  una multitud de corredores lo realizan exponiéndose a la contaminación atmosférica. Los beneficios que sobre las vías respiratorias, tiene la actividad física, es lógico que se vean más afectados por esta contaminación. Sin embargo parece que, en sentido inverso, la actividad física reduce los efectos negativos que provocan algunas partículas en suspensión, sobre las vías respiratorias.

¿Cuál es el problema de correr en las ciudades?

Que nuestras ciudades aumentan el nivel de contaminación de forma peligrosa, es algo que conocemos por las noticias diarias (Madrid es un ejemplo de ello). El uso intensivo de vehículos de motor, la falta de lluvia en lagunas ciudades, provoca que el aire que respiramos esté cada vez más cargado. La clave no es dejar de salir a correr o practicar otras actividades físicas, sino saber dónde y cómo deben hacerse estas actividades al aire libre.

descarga (1)

El aire que respiramos contiene, en estos casos de exceso de contaminación, más dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno, otros gases tóxicos, metales pesados y también otro tipo de partículas suspendidas (polvo, polen) que condicionan la calidad de éste aire. Si durante el ejercicio físico aumenta el consumo de aire, también aumentarán las sustancias contaminantes que respiramos, y de alguna manera, podría aumentar el riesgo de aparición de enfermedades respiratorias. Todo esto personas sanas. Ni qué decir tiene, que las personas con patologías respiratorias como asma u otras, se ven sometidas a un mayor efecto si practican ejercicio físico en este ambiente contaminado.

No olvidemos que, además del aumento de la cantidad de aire respiramos cuando corremos, en ocasiones respiramos por la boca, con lo que eliminamos los conductos nasales y su labor de filtrado del mismo. Por tanto mayor cantidad de aire inspirado y menos depurado. Parece claro el problema.

¿Puedo hacer algo para minimizar este riesgo?

  • Lo ideal sería intentar realizar actividad física en la ciudad fuera de las horas diurnas, ya que es en éstas, cuando la contaminación es mayor (cuando más vehículos circulan).
  • Otra práctica que sería beneficiosa, sería elegir las zonas más verdes, con la intención de respirar un aire menos contaminado

images (3)

  • Si tienes el tiempo suficiente, y la motivación necesaria, puedes salir de la zona urbana, buscando ambientes más puros.
  • Si no puedes hacer eso, puedes comprobar el grado de contaminación del aire local y tener en cuenta las alertas en tu plan de entrenamientos al aire libre. Puedes acceder en tiempo real a la información de Contaminación del aire de España. Por desgracia, las Redes de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire, aportan información muchas veces estadística, pero no en tiempo real.
  • Intercala de vez en cuando actividades de interior (gimnasio, piscina,…).
  • Si tienes alguna enfermedad crónica, sobre todo respiratoria, consulta con tu médico para planificar el ejercicio.
  • Aunque puede ser controvertido su uso, algunos expertos recomiendan la utilización de sustancias como la Vitamina C y E. Esto se debe fundamentalmente a su efecto antioxidante y su efecto sobre los radicales libres.

¿Y si nada de lo anterior es posible, dejo de hacer ejercicio en estos ambientes?

Pues no.

Los efectos beneficiosos para nuestra salud, son más importantes que los efectos negativos de la contaminación del aire. Esto no es una afirmación gratuita sino que ha sido demostrada en estudios.

Por tanto no pongas como excusa la contaminación atmosférica para no hacer ejercicio aliare libre: la inactividad es peor.

images (2)

Por último ¿qué síntomas me deben poner sobre aviso de posibles problemas?

Aunque dependen del tipo de contaminante, los síntomas que más comúnmente pueden relacionarse, con la contaminación ambiental son: tos, sensación de ahogo, nauseas, cefalea, conjuntivitis, laringitis y rinitis.

Resumiendo: haz ejercicio físico al aire libre, intentando evitar situaciones de gran contaminación, pero si no puedes, no dejes de hacer ejercicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s