No hay mejor momento para reflexionar, que volviendo en tren tras un curso de formación, con la cabeza saturada de información, que necesitas sopesar y sedimentar en tu cerebro en capas. Leer, reflexionar y escribir sobre otros temas distintos, te ayuda a dar estabilidad a tus neuronas.

Por ello, decido revisar un artículo, sobre el efecto antiinflamatorio del ejercicio físico moderado, sobre nuestro organismo, publicado 2016 en Brain, Behavior and Immunity. Dicho estudio concluye que el ejercicio físico moderado, genera una respuesta celular en nuestro organismo, que ayuda a reducir procesos inflamatorios. Esto concede al ejercicio físico moderado, un papel interesante en el tratamiento de muchas enfermedades crónicas, o por ejemplo, de la obesidad. En este artículo, se argumenta que una sesión de ejercicio moderado de 20 minutos de duración, es capaz de estimular al sistema inmune, de manera que dé lugar a una respuesta celular antiinflamatoria.

¿Pero debemos reducir siempre la inflamación?

Uno de los malentendidos más comunes, es considerar a la inflamación, como un elemento perjudicial para nuestro organismo. Sin embargo, deberíamos entenderla como una respuesta inmune imprescindible para nuestro organismo, cuando pretende, éste, reparar un tejido dañado. Todo ello implica una compleja reacción tisular, basada en reacciones vasculares y celulares, a través de mediadores generados o activados como respuesta a determinados estímulos inflamatorios.

descarga

Por ello es necesario diferenciar entre inflamación aguda o crónica. La aguda aparece de forma rápida y tiene un duración limitada (desde horas a pocos días), mientras que la inflamación crónica, tiene mayor duración y se asocia con la presencia de linfocitos, macrófagos, proliferación de vasos capilares, fibrosis y destrucción tisular.

Lo lógico es que ante la desaparición del estímulo causante, la respuesta del organismo frene, desapareciendo los fenómenos inflamatorios. Sin embargo, cuando la reacción inflamatoria es desmesurada, o no es controlada de manera eficaz, puede producirse una inflamación sistémica persistente, que se relaciona con muchas enfermedades: patologías reumáticas, obesidad, resistencia a la insulina y otras.

Por tanto, esta inflamación aguda no deja de ser un mecanismo de defensa natural, mientras que la inflamación crónica, es la que debemos combatir, por sus graves efectos sobre la salud.

Aquí es donde la actividad física, adquiere un papel destacado. Durante el ejercicio, parece que la activación de los receptores adrenérgicos de las células del sistema inmune, por la epinefrina y la norepinefrina que se liberan al torrente sanguíneo, da lugar a la producción de muchas citoquinas o proteínas, algunas de las cuales regulan la inflamación local y sistémica.

images (1)

Excede del contenido de este blog, profundizar en la explicación de lo que son las citoquinas inflamatorias, por su complejidad. Baste decir que algunas de estas, se asocian con el dolor, el estrés, la fatiga, las alteraciones del sueño o algunos síntomas de depresión; y que mientras unas tienen un efecto más inflamatorio, otras lo tienen antiinflamatorio. No olvidemos que las citoquinas están implicadas en los mecanismos por los que el exceso de grasa causa resistencia a la insulina, al igual que otros mediadores inflamatorios, por lo que se considera la obesidad como un estado crónico de inflamación de bajo grado.

Si el ejercicio físico puede tener algún efecto sobre la inflamación crónica, es necesario profundizar en el mismo. No olvidemos que cualquier estrategia terapéutica, exige un conocimiento profundo dela misma. De esta manera, para manejar el ejercicio físico es preciso conocer la modalidad más adecuada, la intensidad, duración y regularidad, que se ajusta más a nuestros objetivos.

No es mi intención, ahora, comentar las claras evidencias de los beneficios inducidos por la actividad física sobre la fuerza muscular, la forma física o la calidad de vida de los pacientes, sino centrarme en los posibles efectos sobre la inflamación crónica, puesto que sabemos que el ejercicio físico estimula la respuesta inmunitaria innata y/o inflamatoria, en personas sanas.

Todo esto abrió la discusión sobre la prescripción del ejercicio, como terapia anti-inflamatoria.

Lo que sabemos es que una respuesta inflamatoria, bien controlada, puede proteger al organismo; mientras que una respuesta inflamatoria no bien regulada, podría exacerbar patologías inflamatorias. Esto podría ser una de las situaciones que acompañan al ejercicio agudo (sin adaptación o entrenamiento previo progresivo), que podría exacerbar, el estado sistémico de inflamación crónica, cuando se practica con intensidades inadecuadas.

La aplicación práctica más directa de esto, en pacientes con entidades asociadas a un cierto grado de inflamación crónica, podría ser que, el enfermo, disminuya las dosis de algunos fármacos, lo que ha motivado que se haya propuesto la metáfora, de considerar a la actividad física regular como una “polipíldora”, como defiende la Dra. Nuria Garatachea.

9bd96f_f8844492e63445a6917228d8fd28c459-mv2_d_3648_2736_s_4_2

¿Y cómo prescribimos en este sentido ejercicio físico?

Parece que el ejercicio más recomendable deberá tener como características: al menos tres sesiones semanales, de unos 30 minutos, entre el 65 y 80% del consumo máximo de oxígeno, y con duraciones por encima de los 8 meses. Sin embargo, debe primar la individualización del mismo, en función de las características de la persona y de la patología.

¿Cuál será el futuro?

Posiblemente se deberá seguir investigando, sobre las citoquinas (y otras proteínas que puedan estar relacionadas) y su efecto antiinflamatorio, indirecto, a través del ejercicio físico. Profundizar en estos mecanismos moleculares, nos permitirá comprender mejor los beneficios que podrían potenciar en nuestro cuerpo.

Un comentario sobre “¿El ejercicio moderado puede tener un efecto antinflamatorio sobre nuestro organismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s